Solicita Información

 

Los alumnos de Administración de Empresas deben tener gusto por la creación, por la planeación y la organización; por la dirección a través del liderazgo, por el control a través del convencimiento. Deben estar dispuestos a asumir responsabilidades siempre incrementales pues estarán encargados de lograr el progreso continuo de las empresas en donde trabajen.

Con un sistema de aprendizaje práctico, pero sustentado siempre por teorías sólidas el alumno inicia la carrera con la comprensión del medio interno y externo que rodea a las empresas: conocimientos que relacionan a las compañías con el gobierno, la sociedad, la economía, la tecnología, los propietarios, los proveedores, clientes y empleados.

Una vez que el alumno aprende a detectar, comprender y relacionar los factores que envuelven a las empresas, se le otorgan técnicas para establecer la misión de una empresa y para determinar los objetivos que se deben perseguir y las estrategias más productivas que se deben emplear para lograrlos.

El alumno comprende la utilidad de la armonización de todas las actividades administrativas, para que a través de programas, presupuestos, procedimientos y el uso muy productivo de los recursos disponibles, las estrategias tomadas incrementen los ingresos, decrementen costos operacionales y maximicen las utilidades.

A lo largo de la carrera se inyectan al alumno técnicas de control y medición de la efectividad personal y organizacional, para lograr y exceder objetivos establecidos. Las herramientas para llevar a cabo todos los procesos internos -incluyendo los ciclos de ingresos, de transformación, de egresos y de reportes financieros se transmiten al alumno sistemáticamente, hasta conseguir su dominio.

A través de la carrera, se adiestra a los discípulos para intuir -en base a principios lógicos y científicos- cambios en las estructuras del mercado y para rápida y efectivamente adaptar la empresa a ellos; consiguiendo que las relaciones humanas armoniosas y respetuosas enfoquen la satisfacción de necesidades de clientes por medio de la producción de artículos o servicios de alta calidad y bajo costo.

El egresado puede desarrollarse como consultor administrativo integrante de un despacho especializado o como asesor privado; como promotor, organizador y coordinador de nuevas empresas y como gerente o asesor de departamentos de mercadotecnia, finanzas, recursos humanos o producción de empresas ya establecidas. Con algunos años de práctica profesional, el egresado puede ocupar puestos de dirección general.

Licenciatura en Administración de Empresas, RVOE 20160138/2016-03-16

>> Plan de Estudios